• ¿Por que votar?

    Este fin de semana nos corresponde participar en las elecciones municipales para la selección de alcaldes de los 335 municipios a lo largo del país. Estas elecciones, como todos sabemos, corresponde a lo establecido por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y la organización territorial establecida del Poder Público a nivel local.

    Como siempre reivindicamos, el cumplimiento de los principios democráticos y republicanos se materializan con la celebración de elecciones en condiciones limpias, justas, imparciales y transparentes, con unas autoridades electorales seleccionadas debidamente por los mecanismos que establece la Constitución y con la participación de la Asamblea Nacional, máximo representante del pueblo en las decisiones de interés nacional.

    En esta ocasión, las elecciones se han presentado de la manera menos deseada posible, con unas señoras deslegitimadas tanto por el oscuro proceso de su nombramiento, así como por su conducta claramente imparcial, alterando los procedimientos, movilizando votantes, sin realizar las auditorías correspondientes, lo que termina favoreciendo siempre a los candidatos del partido de gobierno.

    Ante esta situación, la posición no puede ser la inasistencia o la abstención como mecanismo de protesta, ya que este mecanismo nos ha demostrado los peores retrocesos de la institucionalidad democrática que hemos vivido en los últimos 20 años. Cuando hemos dejado de votar, el desgobierno se ha hecho del control de grandes espacios.

    La participación es la primera y última herramienta democrática que tiene el ciudadano, esta representa su mejor arma para manifestar su opinión y su descontento con la caótica situación que vivimos cada día los venezolanos. La falta de alimentos, de medicinas, la inseguridad y la terrible inflación que sufrimos, es el mejor motivo de manifestarle a este gobierno que el pueblo desea cambio.

    Ante la trampa, la única solución es la participación. Si acudimos y llenamos con nuestro voto, nuestra firma y nuestra huella, el gobierno tiene menos espacios para tratar de cambiar los resultados. Nuestras mayores victorias han ocurrido cuando existe mayor participación, mientras que las mayores dudas surgen cuando nuestra participación baja. De esta manera no hay duda, la mejor forma para evitar el ventajismo, la parcialidad y los vicios del gobierno es combatiendo con nuestra participación.

  • Generación 2007

     

    Hoy, 2 de diciembre, se cumplen diez años de una de las victorias democráticas más significativas de la lucha democrática que hemos venido construyendo frente a un gobierno que siempre ha tenido pretensiones dictatoriales.

    Cuando volteamos y miramos el panorama político de hace 10 años, nadie se podía imaginar el deterioro de las condiciones sociales, de la situación económica de las familias, de las libertades políticas , hasta el punto en el la situación general del país se encuentra en plena crisis humanitaria, con cifras de desnutrición que rozan la hambruna y con una hiperinflación que destruye el ingreso de la familia venezolana cada día.

    2007 fue un año de reconstrucción de la lucha política por la democracia. Con un escenario político cargado de frustración, el gobierno avanzaba en su muestra totalitaria al quitarle la concesión a la televisora más antigua de Venezuela, RCTV. También, con iniciativa del Presidente Chávez, el partido de gobierno pretendía reformar la Constitución para cambiar las formas de organización social y concentrar más poder en manos de pocos.

    En este año, una generación completa se levantó en defensa de los valores democráticos, de representación y de ciudadanía, demostrando que siempre se puede lograr cambios, aún en los escenarios más difíciles, se pueden conseguir victorias significativas para el pueblo venezolano.

    Ese año se frenó la intención de instaurar un Estado Comunal, la eliminación de la propiedad privada, y el cambio del modelo republicano que significa nuestra identidad histórica como venezolanos. Un grupo de jóvenes, salió a la calle a defender a la democracia, aún sabiendo que todas las condiciones eran adversas.

    Hoy, jóvenes profesionales, jóvenes universitarios son los llamados, una vez más a la defensa de los valores democráticos, y sólo a través de la participación y de la organización se puede llegar a construir y aportar una nueva realidad, que logre cambiar una realidad que nos han venido imponiendo a la fuerza, y que sólo tiene como muestra la pobreza y la miseria de todos los venezolanos.

  • Ataque a la Cultura

    Detrás del cierre de la sede del Grupo Actoral 80, por parte de Corpocapital, se oculta algo más grave que un simple desalojo. El Gobierno está empeñado en derribar los cimientos de la cultura en Venezuela. Estos objetivos persiguen la construcción de una nueva hegemonía, y quitarnos nuestra identidad.

    La propuesta de este gobierno de crear una supuesta“identidad nacional” alejada de la alienación del capitalismo solo esconde el adoctrinamiento. A pesar de que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela consagra la naturaleza pluricultural del Estado venezolano, los que hoy han estado en el poder por 18 años, no buscan con sus políticas combatir la desigualdad, sino erradicar la diversidad.

    Los principios constitucionales como la libertad de expresión y pensamiento, la libertad de creación y el pluralismo cultural se quedan solo en tinta frente al artista, cultor o gestor cultural que no apoye explícitamente al oficialismo y así los expulsa del sistema usando como mecanismo de represión los cierres, la auto-censura, el silencio o la adhesión obligada.
    El objetivo es muy claro desde hace tiempo, el pensamiento único. La cultura es lo que yo diga, identidad la que yo diga y expresas lo que yo te permita. Todo lo que no entre en este pervertido sistema autoritario es un enemigo de la revolución. Por la construcción de su hegemonía empezaron eliminando los subsidios del Estado a las agrupaciones de teatro y danza, luego secuestraron las instalaciones más grandes, como el Ateneo, el complejo Cultural Teresa Carreño, el CELARG. En sus librerías del Sur y Ferias de Libro, solo se consiguen manuales propagandísticos del pasado, añoranzas culturales de la trova cubana o el muralismo mexicano. Las editoriales del país solo publica a autores fieles a los ideales revolucionarios o, lo que es mucho peor, apersonajes que ya fallecieron y que no pueden fijar su posición.
    No solo fue cerrado un espacio cultural, sino una tribuna de diversidad. Pero en este país, los que hacen teatro, los que pintan y escriben, los que organizan ferias de lectura, dueños de editoriales independientes, galerías, y todo hacedor cultural está en el frente de un acto de resistencia frente a un autoritarismo que cada vez le tiene más miedo a la diversidad por su debilidad frente al cambio que desea la mayoría del pueblo venezolano.

  • Llamado a la conciencia

    Esta semana ha sido de profunda preocupación para el futuro de Venezuela, mientras el mundo vuelca su mirada cada día más hacia el país preocupado por el hambre que genera la hiperinflación, la muerte de pacientes por falta de medicinas, la violación de derechos humanos, y por el oscuro panorama económico que tenemos para el año 2018.

    Venezuela es tema de discusión mundial, tanto en la región como en el seno de organismos internacionales como la Unión Europea y las Naciones Unidas, y parece que a este gobierno solo le interesa mantener su imagen ante el sistema financiero internacional, sin atender los problemas reales de los ciudadanos. Se reúnen a puerta cerrada para negociar el futuro del país, sin contar con la participación de toda la sociedad.

    Tenemos ahora una nueva oportunidad de generar un consenso social por el país. Se ha convocado a un nuevo capítulo de negociaciones entre el gobierno y la Unidad. A esta reunión debemos asistir con todas las garantías posibles, y la presencia del grupo de países amigos nos ayudará a establecer condiciones creíbles para que exista un compromiso.

    El país entero necesita recuperar las instituciones con organismos independientes, elecciones libres, justas y trasparentes; pero debemos ir más allá. Venezuela debe tener conciencia de que caminamos hacia una etapa de crisis profunda, y debemos construir soluciones entre todos para paliar esta situación. El gobierno debe entender que no puede seguir de espaldas al pueblo, al tiempo de reconocer y tener conciencia de que la solución pasa por la participación y el reconocimiento de todos.

    Hacemos un llamado a la conciencia política y humana de todos los venezolanos, tanto de los miembros del gobierno como a la sociedad, organizaciones civiles, universidades y al pueblo en general, para atender de manera conjunta lo que puede ser la peor crisis de nuestra historia. Todos somos necesarios en la reconstrucción de Venezuela.

  • LOS VENDEPATRIA

    La semana pasada, entre risas y celebraciones, Maduro anunciaba al país que pagaba a la banca internacional 1,2 millardos de dólares, pero que, a partir de este momento, “ordenaba” la reestructuración de la deuda externa de Venezuela.

    Y como quien no tiene nada que ver con la cosa, dice que esta deuda fue algo adquirido por alguien “antes de que Nicolás llegara”, cuando ese alguien es nada más y nada menos que su antecesor Chávez. Y la verdad es que la deuda externa durante estos 18 años de mal gobierno pasó de niveles de 20 mil millones de dólares a multiplicarse por 10 y llegar a 200 mil millones de dólares.

    “¿Y dónde están los reales?” fue una campaña que se usó para denunciar uno de los peores casos de corrupción venezolana luego de la nacionalización del petróleo en el año 1975. Hoy no solo nos preguntamos: ¿dónde está el dinero, las medicinas, la comida, las carreteras, los puentes? ¿Dónde están los activos de los venezolanos?

    Resulta que lo que explica mejor la peor crisis que vivimos en el país en toda su historia, tiene que ver con la caída de las importaciones a su nivel más bajo, lo que impide importar los medicamentos que normalmente necesita una sociedad, los alimentos que permiten asistir a la población con menores recursos.

    Los recursos del país cada día se usan más para pagar a la banca internacional y a los tenedores de bonos, muchos de ellos involucrados con el mismo Gobierno.

    Pero lo peor del asunto es que cada vez que se paga, un venezolano muere por hambre o por falta de medicinas. Cada vez que se paga, los activos del país, sus reservas internacionales, el oro que repatrió “El Comandante”, termina parando en manos privadas y extranjeras.

    Hoy Venezuela tiene menos de la cuarta parte de sus reservas internacionales, menos de la mitad del oro, cede las refinerías de Falcón a capitales extranjeros y aumenta la participación de Rusia y China en la Faja Petrolífera del Orinoco y en el Arco Minero. Cada día que pasa, estos “vendepatria” le regalan nuestro país y nuestro futuro.

    Llaman a una reestructuración porque han acabado con la capacidad productiva del país, Pdvsa está al borde de la quiebra, y todos los activos de la nación en manos del “imperio”, de los intereses que ellos tanto señalan, pero que poco a poco les regalan a nuestra querida Venezuela.

  • Los verdaderos traidores a la patria son Nicolás Maduro y su grupo

    Asamblea Nacional, 03.11.2017.- “Esta Asamblea no va a reconocer ni aprobar ninguna reestructuración de la deuda externa de Venezuela, que  no sea sometida al debate del Parlamento Nacional. El único ente autorizado para hacer dicha aprobación es la Asamblea Nacional (AN), como está establecido en la Constitución de 1999, aún vigente”, así lo expresó el diputado y jefe de la Fracción Parlamentaria de la Unidad, Stalin González, luego que el pasado jueves desde la Presidencia de la República se ordenara una redistribución del pago de la deuda.

    González aseveró que el pueblo venezolano debe tener pleno conocimiento del historial de la deuda y de cómo será el nuevo cronograma de pago. “El gobierno usó todo este dinero a lo largo de los años para ganar elecciones hipotecando el futuro de los venezolanos. Estamos hablando de una deuda que ha crecido desproporcionadamente y que hoy se ubica alrededor de los 170 mil millones de dólares. Por el manejo irresponsable del gobierno, hoy cada venezolano debe cerca de 3 mil 600 dólares”.

    El parlamentario denunció que “despilfarro” de los recursos y activos de los venezolanos; con el empeño de las reservas de oro, el alquiler de la refinería de Amuay y Punta Cardón y la entrega del Arco Minero; así como, la de CITGO y la faja petrolera del Orinoco. “Hoy PDVSA no solo está sin inversión sino que además está endeudada. Es el momento de que los venezolanos sepamos qué se ha hecho con toda la bonanza petrolera. Quieren reestructurar la deuda porque el país no tiene plata y ahora quieren seguir endeudándonos, porque estos señores son como  unos ludópatas, pero en lugar de estar enfermos por el juego; están enfermos de poder”.

    Con respecto a los señalamientos por parte del sector oficialista de supuesta traición a la patria contra los diputados a la Julio Borges y Freddy Guevara, presidente y primer vicepresidente de la AN, respectivamente, jefe de la Fracción Parlamentaria de la Unidad dijo, “cuando se habla de traición a la patria, se habla de entregar los intereses de la nación a los extranjeros. Y, ¿quiénes son los que están entregando los recursos de Venezuela a otros países? Nicolás Maduro le regaló nuestro futuro a los rusos y a los chinos. Los verdaderos traidores a la patria son Nicolás Maduro y su grupo, por eso tratan de inculpar a la Asamblea y lo único que hemos hecho, es proteger las riquezas y los activaos de la República frente al mal manejo del gobierno”.

     

    González resaltó que es el Gobierno el que viola la ley y se pone, a su juicio, de espaldas a las necesidades de los venezolanos. “Tenemos un Fiscal que esta usurpando funciones de quien debió ser designado por la Asamblea Nacional. Pretenden confundir a la gente con una Constituyente que no es reconocida ni el país ni por el mundo. Nosotros vamos a defender la Constitución, a nuestros diputados y el mandato del pueblo venezolano, expresado en elecciones populares en 2015”.

  • Hiperinflacion

    Hace apenas dos meses hablábamos desde este espacio acerca de la inflación y de la muestra de cómo el gobierno se encarga de empobrecer cada día más a los venezolanos. Comentábamos sobre las malas políticas aplicadas en materia económica y la insistencia del gobierno en aplicarlas para enriquecerse mientras vivimos una crisis social sin precedentes.

    Esta semana Maduro anuncia el quinto aumento del salario mínimo, el 30% como muestra del fracaso de sus políticas. Es decir que, cada dos meses tienen que tratar de alcanzar la inflación para compensar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Y todos sabemos que esta competencia siempre la pierden los venezolanos, porque mientras la inflación sube por ascensor, los salarios suben por las escaleras.

    La única “guerra económica” la tiene el propio gobierno contra el bolsillo de los venezolanos, ellos controlan la economía, ellos aumentan la liquidez monetaria con su indisciplina fiscal, ellos fingen sus controles que no controlan nada, ellos entregan cada vez más al país a acreedores extranjeros, en conclusión, ellos destruyen solos la economía nacional.

    Ahora, en menos de un año, destruyen el poder adquisitivo del nuevo cono monetario, y luego de pasar de billetes de 100 bolívares a billetes de 20 mil bolívares, resulta que tienen que emitir un nuevo billete, que no alcanza para poder comprar el jamón y el queso de la semana.

    La hiperinflación es el fenómeno donde los precios se multiplican a una velocidad que las personas no pueden asimilar, empobreciendo cada vez más a todas las personas, sin distinción de clases o ideologías políticas. Nosotros lo vivimos cada día, cada vez que subimos a una camionetica, cada vez que hacemos cola en la panadería, y cada vez que el efectivo nos alcanza para menos cosas para llevar a la casa.

    Nos toca un camino muy duro como sociedad, este aumento de precios es apenas el comienzo de un periodo de hiperinflación con muy malas proyecciones, nuestra labor es, y siempre seguirá siendo denunciar las malas prácticas que este gobierno sigue aplicando, robando al pueblo, y engordando sus cuentas cada día más.

  • La deuda del Gobierno

    Esta semana es crítica para la República Bolivariana de Venezuela por los pagos de deuda externa que debe cancelar ante los acreedores internacionales. La situación es crítica por muchas razones, empezando porque este mal gobierno ha multiplicado la deuda externa que teníamos en el pasado mientras que en el mismo tiempo se ha encargado de destruir toda capacidad productiva, incluyendo la petrolera, que nos permite de alguna manera producir y poder pagar a los bancos extranjeros.

    Ya desde el año 2014 los economistas advertían sobre la práctica perversa del Gobierno de destinar cada vez más recursos al pago de los bancos internacionales y a los tenedores de bonos, sacrificando la importación de alimentos, de medicinas y de insumos para todos los venezolanos, lo que muestra una explicación del origen de la crisis que estamos viviendo.

    Hoy la situación es mucho peor que hace tres años, y lo vivimos por la escasez de productos básicos, y cuando los conseguimos, el precio es hasta 20 veces más de lo que lo solíamos conseguir. La sociedad civil y las ONG especializadas muestran cifras terribles con respecto a la desnutrición infantil y a la mortalidad materna como indicadores del deterioro de todo el sistema de salud. Asimismo, vemos todos los días gente comiendo de la basura, y es más común las personas que solo comen una o dos veces al día, ya que la crisis ataca principalmente nuestros bolsillos.

    En esta semana se deben haber cancelado más de 3.000 millones de dólares, recursos que si fueran destinados a atender a la alimentación y al equipamiento del sistema de salud venezolano, no tendríamos que escuchar todos los días una noticia acerca de un familiar o un amigo que sufre hasta la muerte para poder conseguir una medicina que no encuentra en una farmacia.

    La deuda del Gobierno no es con la banca internacional, sino con todos los venezolanos que venimos padeciendo la peor crisis económica y social que hayamos registrado. Nos dirigimos al quinto año de recesión económica y con niveles de inflación de 1.000% y 2.000%, según dicen los organismos internacionales.

    Nuestro deber con la sociedad es construir una propuesta política que nos integre a todos los venezolanos más allá de los intereses personales y que logre levantar una alternativa de cambio a este desastre que nos ha gobernado desde hace 18 años.

  • ¡Que nadie se rinda!

    Los ánimos de toda la sociedad son de desesperanza, de frustración y de malestar, luego de haber acudido a otro proceso electoral, y que nos hayamos topado con la misma piedra de siempre: el secuestro de la institucionalidad por parte de unas señoras que juegan a ser árbitros y que condenan al futuro de todo un país.

    Nadie se puede explicar cómo unos resultados electorales como los del domingo 15 de octubre pueden reflejar tan pocas cosas de la realidad venezolana. No solo por encontrarnos en la peor crisis que hayamos vivido en la historia, ni por la inflación que destruye nuestros ingresos y nuestras vidas, o por la falta de medicinas para nuestros familiares, sino que además representa el peor momento político para el partido de gobierno, cuando su principal figura, el presidente Maduro, tiene más de 80% de rechazo de la opinión popular.

    Razones tenemos y las podemos demostrar. Desde la manipulación de las fechas del cronograma electoral, la constante amenaza a los partidos políticos, la falta de sustitución de candidatos, el traslado arbitrario de electores 48 horas antes del acto del sufragio, reubicación de centros de votación a sitios remotos y rurales y en el peor caso su cierre; así como el amedrentamiento con grupos motorizados armados, ya forman parte del gran expediente que las señoras del Poder Electoral muestran como legado.

    Ahora, este es el momento de seguir luchando, nunca de abandonar la pelea, porque nuestro principal objetivo es cambiar este régimen, es lograr un cambio político definitivo en el país, y con la institucionalidad del Consejo Nacional Electoral secuestrada, nuestra lucha pasa también por exigir un organismo constituido por ciudadanos imparciales, transparentes y que no estén al servicio de nadie. Con nuevos rectores verdaderamente democráticos, con principios y republicanos.

    Nos viene un proceso mucho más difícil y corresponde trabajar unidos para consolidar una propuesta única y así enfrentar al monstruo que representa el ventajoso construido desde el aparato burocrático del Estado, con todas sus instituciones, militares, ministerios, unido a sus amenazas y arrebatos.
    En esta lucha nadie se rinde. Esta batalla no se resume a un día o a una elección, sino al trabajo de todos los ciudadanos, en todos los escenarios donde se quiere un cambio. Somos mayoría democrática y con el voto los venceremos

  • El dia siguiente

    Nos estamos preparando para lo que mejor podemos hacer ante un grupito que, bajo pretensiones equivocadas, busca perpetuarse en el poder, y es votar. El voto es lo que más desprecia un régimen arbitrario, porque permite expresar al pueblo lo que a la fuerza quieren callar. Y es eso que la gente reclama todos los días, como el deterioro de los sistemas de salud, el empobrecimiento, pero sobre todo el mal manejo de la economía y la peor inflación que hayamos conocido en nuestra historia.

    El régimen se ha empeñado en confundir, en amenazar, en desmotivar a la gente para que participe en el proceso de elecciones regionales; la última muestra es que, a la desesperada, cierran centros de votación, de mayoría opositora, a menos de 72 horas de iniciar el proceso, porque saben que van a sufrir la derrota más dura que hayan tenido, y quieren hacer ver que con trampa pueden cambiar los resultados.

    La verdad es que ya ningún miembro del Psuv puede ganar ni una junta de condominio, han demostrado ser incapaces de administrar cualquier responsabilidad pública, y que la sociedad entera está consciente de que su única arma, ante la barbarie de la represión y los militares, es la participación electoral.

    Para nuestra lucha, la participación nos acerca cada día más al logro de cambios importantes que nos permitan ordenar la administración pública y direccionar las políticas en función del bienestar de la ciudadanía y no para pequeños grupos que solo se han dedicado a apoderarse de las riquezas del país. Nuestra participación en cualquier elección, sean las presentes regionales, la de una junta de condominio, o la del Presidente de la República, significa que cada día les arrebatamos a esta cúpula la capacidad de quitarnos nuestra libertad y nuestro futuro.

    Al día siguiente de las elecciones no habrán cambiado por arte de magia las condiciones de crisis humanitaria que vivimos en el país, pero en definitiva estaremos dando los pasos correctos para crear las condiciones necesarias para la llegada de ese cambio.

    El cambio no se logra de un día para otro, sino que se construye cada día con la participación de todos, y con la práctica responsable de los principios y criterios de la democracia social, con justicia, equidad y en la búsqueda de las condiciones de prosperidad para todos.

Page 1 of 3512345...102030...Last »