• Leer los resultados

    El pasado fin de semana asistimos a uno de los mayores actos de arbitrariedad y desconocimiento de todo el orden constitucional de nuestra República, al ser llevado a cabo un proceso ordenado por las autoridades del gobierno, pero dándole la espalda a todo el país y desconociendo la delicada situación económica, social y política que vivimos los venezolanos cada día.

    La gran mayoría del país no vio en este proceso una solución a sus problemas cotidianos, producto de una hiperinflación que se come el poder adquisitivo de ingresos y salarios de las personas; de la escasez de productos y alimentos básicos, de la falta de insumos médicos en los hospitales, fallas continuas en los servicios públicos, incluyendo la crisis generalizada del transporte, y paro de contar. Más de 70% del país no cree que la continuidad de Maduro sea la solución para estos problemas.

    El principal testigo de esta expresión fueron los soldados de nuestro país. Desde el recién ingresado recluta hasta el oficial de más alta graduación, estuvieron presentes en los centros de votación, al que la mayoría del país decidió no asistir, algunos por no creer en las autoridades electorales, otros por no tener a su candidato entre las opciones, pero, en general, los centros de votación estuvieron vacíos, y sólo la custodia militar presenciaba la baja participación de los ciudadanos en este proceso ventajista.

    Los militares son, junto a la Iglesia y las universidades, una de las instituciones más antiguas de la sociedad, y tienen como función preservar la soberanía del país. En el pasado la soberanía estaba concentrada en el Rey o Emperador, pero hoy en día la soberanía reside en el pueblo, en sus ciudadanos; lo que nos convierte en República, como individuos iguales ante la ley, y es función del militar venezolano defender al pueblo frente al atropello y las injusticias que desde el gobierno se hacen día tras día.

    En medio de una profunda crisis generalizada, el estamento militar debe ser el garante de las leyes, del estado de derecho y, fundamentalmente, de la democracia como medio de solución de diferencias a los conflictos que enfrentamos día a día y hoy están cuestionadas las fechas y formas de convocatoria y ahora el resultado.

    La Fuerza Armada Nacional debe garantizar la independencia y soberanía de la nación, y estas atribuciones se alcanzan en cumplimiento de la Constitución y las leyes.

    Nuestra propuesta es la realización de unas elecciones justas, libres y transparentes, que sirvan como medio de expresión de todos los venezolanos y que podamos conseguir una salida a la terrible crisis que vivimos.

Comments are closed.