• Sin parlamento no hay democracia

    – Desde los distintos actores del gobierno vienen haciendo anuncios acerca de la posibilidad de adelantar laos comicios de la Asamblea Nacional y juntarlas con las ilegítimas elecciones presidenciales. Esto significa que, la democracia venezolana tiene la peor amenaza que hemos tenido en los últimos años.

    La peor crisis que tiene Venezuela, donde la pobreza ha alcanzado a 87% de la población, en la que la hiperinflación anualizada ha superado el 4.000%; de igual forma, la falla de servicios públicos es generalizada en todo el territorio, tiene un solo origen, y es la pérdida de las instituciones democráticas que ha generado la concentración de poder a beneficio de ellos.

    La única propuesta desde el gobierno es seguir profundizando las prácticas autoritarias que evitan que, la sociedad genere y aplique sus instrumentos de control para corregir las malas prácticas y malas políticas que se han venido aplicando y que solo han generado pobreza, destrucción, inseguridad y problemas sociales.

    La Asamblea Nacional es, en cualquier sistema político y en cualquier país, el centro de discusión democrática entre todos los sectores de una sociedad, tiene sus mecanismos de toma de decisiones en la búsqueda del mayor consenso social posible y la representación de todos los sectores, sin exclusión de las minorías.

    Atacar a la AN, amenazar con recortar su gestión constitucional, tiene la intención de acumular más poder, de evitar los controles administrativos que rinden cuenta al país, y principalmente, desconocer a la inmensa mayoría del país, a 14 millones de personas, para imponer un sistema que excluye y empobrece a todos los venezolanos.

    La amenaza que hacen los rojos sobre el Parlamento venezolano sólo se explica por el aislamiento que vienen sufriendo en el escenario internacional por sus prácticas antidemocráticas. Las sanciones los obliga a reconocer a las instituciones como la separación de poderes, afirmación de la diversidad de los partidos políticos y asumir un Estado de Derecho bajo el imperio de la ley.

    Nuestra propuesta siempre ha sido y siempre será la defensa de la democracia, en todos sus sentidos, desde el respeto de la separación de poderes hasta el máximo respeto a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como carta fundamental que garantiza que todos trabajemos para cambiar al país y llevarlo a un futuro con esperanza y libertad.

Comments are closed.