• Memoria y Cuenha 2017

    Hagamos memoria, durante el año pasado hemos vivido el peor año que cualquier venezolano pueda recordar: meses de protestas, de abuso policial, de allanamientos, de crisis económica, de muerte, de caídos por luchar por sus derechos, de fallecidos en medio de la sociedad más violenta del mundo, de fallecidos por falta de una medicina que no se pudo conseguir a tiempo.

    Una de las razones más importantes de que Nicolás Maduro no haya presentado su Informe Anual ante la Asamblea Nacional, es porque no se atreve a reconocer que está al frente del peor gobierno que jamás hayamos tenido.

    El retroceso de nuestra calidad de vida se puede contar en décadas, años perdidos en el sistema educativo, con maestros que abandonan sus cargos en busca de un destino mejor, dejando a la educación primaria con una falta de maestros terrible para la formación futura de nuestros niños.

    El sistema de salud se puede medir por su retroceso, no solo con el aumento de la mortalidad materna e infantil, sino con la aparición de enfermedades erradicadas, fácilmente prevenibles, por la destrucción del sistema de vacunación y de cerco epidemiológico, llevándonos a una situación similar de comienzos del siglo pasado.

    La violencia y la inseguridad han convertido al país en el más inseguro del mundo, con una tasa de más de 100 muertes por cada 100 mil habitantes; tenemos en Caracas, Maturín y Ciudad Guayana las ciudades más peligrosas del planeta.

    La economía llegó al cuarto año consecutivo de estancamiento, la inflación sobrepasó 2.600% y la caída de las importaciones hace que compremos menos de la cuarta parte que hace 4 años, y eso se puede ver en los abastos y supermercados, donde no conseguimos nada, y lo que se puede conseguir está destruyendo nuestros bolsillos.

    Pero lo más importante es que Maduro viola la Constitución, sigue sin reconocer a la Asamblea Nacional, y lo que es más importante, le da la espalda al país, ocultando esta realidad y continuando con las mismas medidas y acciones que empobrecen cada día a los venezolanos.

    Este año es un año de cambio, importa que ellos tengan el poder de las armas y que pretendan controlar todo el proceso electoral, pero más importante aún para nosotros, y para el futuro de nuestros hijos, es que el deseo de cambio es mucho más grande y con participación podemos demostrarle al Gobierno que cada día más se acerca el fin de esta pesadilla.

Comments are closed.