• LOS VENDEPATRIA

    La semana pasada, entre risas y celebraciones, Maduro anunciaba al país que pagaba a la banca internacional 1,2 millardos de dólares, pero que, a partir de este momento, “ordenaba” la reestructuración de la deuda externa de Venezuela.

    Y como quien no tiene nada que ver con la cosa, dice que esta deuda fue algo adquirido por alguien “antes de que Nicolás llegara”, cuando ese alguien es nada más y nada menos que su antecesor Chávez. Y la verdad es que la deuda externa durante estos 18 años de mal gobierno pasó de niveles de 20 mil millones de dólares a multiplicarse por 10 y llegar a 200 mil millones de dólares.

    “¿Y dónde están los reales?” fue una campaña que se usó para denunciar uno de los peores casos de corrupción venezolana luego de la nacionalización del petróleo en el año 1975. Hoy no solo nos preguntamos: ¿dónde está el dinero, las medicinas, la comida, las carreteras, los puentes? ¿Dónde están los activos de los venezolanos?

    Resulta que lo que explica mejor la peor crisis que vivimos en el país en toda su historia, tiene que ver con la caída de las importaciones a su nivel más bajo, lo que impide importar los medicamentos que normalmente necesita una sociedad, los alimentos que permiten asistir a la población con menores recursos.

    Los recursos del país cada día se usan más para pagar a la banca internacional y a los tenedores de bonos, muchos de ellos involucrados con el mismo Gobierno.

    Pero lo peor del asunto es que cada vez que se paga, un venezolano muere por hambre o por falta de medicinas. Cada vez que se paga, los activos del país, sus reservas internacionales, el oro que repatrió “El Comandante”, termina parando en manos privadas y extranjeras.

    Hoy Venezuela tiene menos de la cuarta parte de sus reservas internacionales, menos de la mitad del oro, cede las refinerías de Falcón a capitales extranjeros y aumenta la participación de Rusia y China en la Faja Petrolífera del Orinoco y en el Arco Minero. Cada día que pasa, estos “vendepatria” le regalan nuestro país y nuestro futuro.

    Llaman a una reestructuración porque han acabado con la capacidad productiva del país, Pdvsa está al borde de la quiebra, y todos los activos de la nación en manos del “imperio”, de los intereses que ellos tanto señalan, pero que poco a poco les regalan a nuestra querida Venezuela.

Comments are closed.