• La Preocupacion Internacional

    Esta semana la crisis humanitaria de Venezuela ha sido una de las mayores preocupaciones en el debate de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Junto a la crisis de amenaza nuclear de Corea del Norte, el tema local ocupó la mayoría de las intervenciones en la discusión dentro del organismo internacional. Y es que la preocupación tiene una base real.

    La gravedad de la situación en que este gobierno nos tiene sometido, tiene dimensiones institucionales, económicas, políticas, sociales, pero sobre todo humanas. La crisis humanitaria ha encendido las alarmas de la comunidad internacional, sobre todo de la región. Las tasas de mortalidad materna e infantil son la muestra más clara de la crisis, ya que desnudan el deterioro de los sistemas de salud y de alimentación del país.
    Lo peor del asunto es que este gobierno se empeña en desconocer esta realidad.

    Lo grave no solo es ocultarla, o negarla, sino incluso convertirla en una burla contra los venezolanos, anunciando que la solución es criar conejos o que todo es parte de una conspiración, para que esto elimine toda la responsabilidad que tienen ante esta grave situación.

    La preocupación general tiene que ver con la causa fundamental de todos los aspectos de esta crisis, la falta de democracia. La pérdida de instituciones democráticas que permitan controles y contrapesos en la toma de decisiones es lo que ha permitido a este mal gobierno a tomar las peores medidas de gestión pública, y que solo han permitido el robo de la mayor bonanza de la historia.

    El llamado de toda la comunidad es a propiciar un diálogo con acciones creíbles por parte del Gobierno, que pase por el reconocimiento de la Asamblea Nacional como el órgano de debate de la democracia venezolana, que se reconozca la profundidad de la crisis en alimentos y medicinas, y que se frene la violación de los derechos humanos en el país.

    Para nosotros, lo más importante es conseguir una solución firme y duradera, siempre en el terreno de la democracia, llevando adelante los valores democráticos, pacíficos y de participación para buscar, en el marco de la Constitución, un cambio que nos lleve a todos por el camino del progreso y del desarrollo.

Comments are closed.